Una historia de amor, Taj Mahal.

Durante muchos años leyendas e historias sobre el Taj Mahal que han pasado de generación en generación. Pero, ¿cuál es la verdadera historia de amor que inspiró la construcción de una de las 7 maravillas del mundo?

 

Mumtaz y Jahan.
Mumtaz y Jahan.

 

El príncipe Shah Mohammed conocido como el emperador musulmán Shah Jahan tenía todo cuanto quería, riqueza, una de las mejores educaciones de la época y dos esposas.

Un día del año 1607,  paseando por un bazar de la ciudad india de Agra, capital del imperio mogol entre los siglos XVI y XVIII, se enamoró de la princesa Arjumand, de tan solo 15 años e hija del Primer Ministro de la Corte. Ella se estaba probando un collar de cristal y el príncipe, impresionado por su belleza, preguntó el precio del collar. Le respondieron que no era de cristal sino de diamantes y que valía 10.000 rupias. El príncipe pagó sin dudarlo y así conquistó de inmediato el corazón de la princesa.

Pero los novios tuvieron que esperar 5 años para casarse, durante ese tiempo no pudieron verse ni una sola vez. Por razones de estado y a pesar de su condición de príncipe, Shah Jahan debía tomar por esposa a alguien de su mismo rango y por  lo tanto olvidarse de Arjumand. Pero el príncipe nunca pudo olvidarse de aquella joven que había conquistado su corazón. Y ya que la ley musulmana le permitía tener varias esposas, 5 años después de ese primer encuentro en el bazar y sin haberse visto ni una sola vez más, el príncipe pudo cumplir con su sueño y casarse con su amada.

Finalmente la boda tuvo lugar en el año 1612, con una ceremonia espectacular, en la que el Emperador nombró a su nueva esposa Arjumand Mumtaz Mahal, La Elegida o Perla del Palacio. Su amada no era su primera esposa, pero sí la favorita.

Unos años después el emperador sufrió la peor tragedia de su vida. Su amada y favorita esposa, Mumtaz Mahal, falleció durante el parto de su 14º hija. En su lecho de muerte, la reina le pidió a su rey que construyera en su memoria un monumento sin igual en el mundo.

El emperador se propuso construir la tumba más hermosa del mundo para su querida difunta. Así contrató a 20.000 obreros que tardaron 22 años en construir el que sería el mejor mausoleo del mundo y un ejemplo de simetría. El mausoleo de Taj Mahal, tiene ese nombre en honor también a su esposa, Mumtaz Mahal.

Se eligieron los mejores materiales, el mármol fino y blanco de sus paredes se trajo de las canteras de Jodhpur en elefantes, jade y cristal de la China, turquesas del Tibet, lapislázuli de Afganistán, crisolita de Egipto, ágata del Yemen, zafiros de Ceylán, amatistas de Persia, coral de Arabia, malaquita de Rusia, cuarzo del Himalaya, diamantes de Golconda y ámbar del océano Indico.

taj mahal

 

No se sabe quién fue exactamente el arquitecto del Taj Mahal. Se menciona el nombre de Ustad Isa, pero si este personaje existió o no, nunca lo sabremos con certeza. La leyenda dice que el emperador mató a la esposa del arquitecto para que sintiera el mismo dolor que él quería reflejar al construir el edificio, y que después lo dejó ciego y cortó las manos para que nunca construyera algo igual, pero es algo que nunca se ha podido comprobar.

El emperador Shah Jahan quería construir su propio mausoleo en mármol negro, a imagen y semejanza del de su esposa, al otro lado del río Yamuna, y unir después ambos mediante un puente de oro. Hoy, al otro lado del río, frente al Taj Mahal, queda un resto, en piedra roja, de lo que se dice que fue el inicio de la construcción del edificio gemelo del Taj Mahal. Pero no llegó a construirse ya que el tercer hijo de Shah Jahan, después de vencer a sus hermanos y hacerse con el poder, encarceló a su propio padre en la fortaleza roja de Agra.

Shah Jahan murió en prisión, después de muchos años de enfermedad, contemplando desde sus aposentos en el Fuerte Rojo, el Taj Mahal. En su lecho de muerte, a los 74 años, pidió que se le colocara un espejo para ver la tumba de su esposa. Se dice que cuando murió, miraba el Taj Mahal.

Vistas del Taj Mahal desde el fuerte Agra.

La historia que hay detrás hace todavía que sea mas mágico si cabe. El Taj Mahal, símbolo del amor puro y eterno.